10 consejos de David Ogilvy para escribir

ogilvy

En este sector, uno de los artes que más conviene cultivar y trabajar es la capacidad de escribir bien, y más teniendo en cuenta que cada vez disponemos de menos espacio o tiempo para ganarnos la atención de quién lee, ¿verdad? El caso es que esto no es nada nuevo, y el Mad Man original escribió un memo para toda la agencia que tituló con un sencillo “Cómo Escribir” y que fue publicado más tarde, en 1986 en The Unpublished  Ogilvy.

Cuanto mejor escribes, más alto llegas en Ogilvy&Mather. La gente piensa bien, escribe bien.

La gente con la mente enrevesada escribe memos enrevesados, cartas enrevesadas y discursos enrevesados.

Escribir bien no es un don natural. Tienes que aprender a escribir bien. Aquí tienes 10 consejos:

  1. Lee el libro sobre escritura de Roman-Raphaelson. Léelo tres veces.
  2. Escribe igual que hablas. Naturalmente
  3. Usa palabras cortas, frases cortas y párrafos cortos.
  4. Nunca utilices jergas como reconceptualizar, demasificación o actitudinalmente. Son las señales de un idiota pretencioso.
  5. Nunca escribas más de dos páginas sobre ningún tema.
  6. Comprueba tus citas.
  7. Nunca envíes una carta o un memo el día que lo escribes. Léelo en voz alta la mañana siguiente – Y después edítalo.
  8. Si es algo importante, consigue un compañero que lo mejore.
  9. Antes de enviar tu carta o memo, asegúrate de que está clarísimo qué quieres que el receptor haga.
  10. Si quieres ACCIÓN, no escribas. Ve y dile al tipo lo que quieres.

David

Resulta curioso, pero el consejo de los grandes nunca deja de aplicar. Este decálogo fue escrito en 1982 y sigue tan vigente como el día en que Ogilvy lo escribió. De una manera u otra acabo llegando a él una vez al año, así que esta vez he decidido traducirlo para vosotros. Espero que os resulte tan útil como me lo ha sido a mí.

España y la economía de la colaboración

140328_Wired_AirBnB_NY_ProsPl_0551_Final.tif

Resulta curioso, como decía mi amigo Fer, que sea un gobierno que se considera tan ‘liberal’ el que más trabas está poniendo a la evolución de nuestra economía. La historia viene de lejos, y no deja de estar llena de contradicciones. Empezaron convenciéndonos de que la energía solar no era suficiente para abastecernos, pero grabaron el autoabastecimiento por si las moscas. Luego, como no,  decidieron que con nuestras casas no podíamos hacer lo que quisiéramos, que a ver qué iba a ser esto.

Hoy le toca el turno a negocios como Uber o BlaBlaCar, no vaya a ser que ahorremos en los viajes, que ahorrar no reactiva la economía. No me voy a meter en el tema específico que nos ocupa, pero sí me gustaría alejarme un poco y analizar esta panorámica.

Todos sabemos cómo el mantener modelos obsoletos artificialmente les funciona a las empresas (ahí tenéis el caso de Kodak),  ahora me pregunto: ¿es una buena estrategia hacer eso no como empresa, sino como país? ¿Qué España se imagina Rajoy en 10 años? Y más importante: ¿En qué se diferencia esa España de la de hace 10?

Esta desconfianza en el individuo, esta desconfianza en el futuro resulta paradójica traída por el Gobierno que prometió “una alfombra roja a los emprendedores”. Se ve que olvidamos la letra pequeña, que podíamos emprender siempre que no se cuestionase el status quo. Da igual qué beneficios traiga, la economía de la colaboración es mala para España.

Qué espero de la WWDC ’14

wwdc14-home-branding

  • OS X 10.10.
  • OS X se parecerá más visualmente a iOS7/8.
  • iOS 8 profundiza más en el modelo de interfaz de iOS 7.
  • iOS 8 evoluciona en features:
    • Mejores Mapas, incluyendo información de transporte público tras la compra de Hopstop
    • Mejora del multitarea:
      • Más facilidad para cambiar de app.
      • Mejor comunicación entre ellas (y ojalá esto incluya un “Compartir con”).
      • He leído por ahí algo de multitarea de verdad en el iPad, pero lo dudo mucho de momento.
    • Me gustaría que la pantalla “Hoy” del Notification Center fuera más parecida a Google Now que a Outlook, pero para mí que la van a matar y listo.
  • API para Siri.
  • AirDrop iOS-to-OS X.

La verdad es que esto es más bien una carta a los reyes magos de Cupertino, pero con que arreglen Mapas, la comunicación entre apps y la API de Siri, a mí ya me tienen contento otros tantos años.

Swarm, o el “divide y vencerás” de Foursquare

Foursquare-Swarm
Como ya todos sabréis, Foursquare lanzó ayer al mercado Swarm, su nueva app destinada a checkins. Parte de la nueva estrategia de la compañía, anunciada hace unas semanas, Swarm divide en dos Foursquare, dejando la app principal para recomendaciones y búsquedas ‘à la Yelp’ y Swarm para geolocalización entre amigos.

Resulta muy interesante este movimiento que cambia radicalmente no sólo como Foursquare se ve a sí mismo, sino cómo lo usaremos a partir de ahora. De hecho, no sería de extrañar que unas semanas o meses, lanzarán una nueva app principal totalmente diferente.

Con Swarm, además, Foursquare se adentra en un segmento en el que muchos han fracasado ya: se trata del segmento “amigos que andan cerca de mí”, donde ya se han estrellado colosos como Google con Latitude o Apple con ‘Find my Friends’. De hecho, ya han salido los primeros posts avisando de lo creepy del asunto en un ‘runrún‘ que ya conocemos de otras veces.

La verdad es que a mí la app me ha gustado mucho por dos razones: a diferencia de sus homologas de Google y Apple, Swarm comparte donde estoy cuando yo quiero en lugar de hacerlo en tiempo real; además me desglosa los contactos por distancia e lugar de hacerme gastar tiempo buscando en un mapa. Cierto es, eso si, que he aprovechado para hacer limpieza entre mis contactos de Foursquare…

Y vosotros, ¿qué pensáis de Swarm?

Roba como los artistas

“Los buenos artistas copian, los grandes roban”

- Pablo Picasso

Cuando se habla de creatividad, de innovación o de creación se tiene mucho miedo a ese fantasma que es el plagio. Que la creación está siempre basada en el trabajo de otros y luego reinterpretada resulta de perogrullo, pero parece que a la vez es muy fácil que lo olvidemos.

En internet, ya sea en el campo de la publicidad y las RRPP, la innovación empresarial o la programación, tendemos a olvidarlo con una frecuencia pasmosa. Medir a un departamento de social media, por ejemplo, únicamente por sus horas productivas y dejar de lado ese tiempo de auto-formación, de inspiración y de investigación, es tener sólo una pequeñísima parte de la foto en la cabeza. Existe la creencia habitual de que social media es un área meramente ejecutiva: pon tweets, cambia contenidos, entrega informe… Aunque esto sea parte del trabajo, es importante tener en cuenta que para hacer campañas geniales hace falta dedicarle mucho tiempo a tareas más secundarias.

No quiero que este post sea un alegato por mi trabajo, pero en el fondo lo es. Amigos: si tenéis una agencia, contratáis freelancers o trabajáis de alguna manera con profesionales del social media, no olvidéis que se trata de una profesión compleja que evoluciona constantemente y necesita mucho tiempo de dedicación para poder generar ideas que den resultados.

Apple, los ‘wearables’ y el iWatch

wwdc14-home-brandingSegún se acerca la WWDC 2014 se disparan los rumores sobre Apple: que si iPhone grande, que si iPad nuevo, que si qué pasa con la televisión… Pero hay un rumor que coge cada vez más fuerza y consistencia y se trata del rumor sobre el iWatch.

Hoy en Applesfera publican una pieza examinando el porqué el aclamado y temido iWatch podría por fin estar cerca de su lanzamiento que la verdad es que me ha parecido altamente recomendable. No sólo por lo bien qué explica de donde la fuerza de un rumor que lleva años oyéndose, sino porque además explica muy bien porqué su competencia teme tanto qué va a presentar Apple esta vez.

“Al final, nunca son los primeros (…) No fueron los primeros con el Macintosh, ni con el iPod, ni con el iPhone, ni con el iPad. No son los primeros, pero son los que definen.”

Ya sabéis que mis expectativas en cuanto al iWatch son extremadamente altas y el reto que creo que tiene no ya Apple,  si no el mercado entero de los smartwatch es bestial

Unificando la imagen

Hoy os presento el nuevo theme de mi blog, que ha hecho mi amigo Daniel Vázquez basándose en el magnífico diseño de Error 500. Este ha sido el punto de partida para un rediseño completo de mi imagen personal con tarjetas, papelería, firma de correo y presentaciones.

tarjetas-campoamor.001

La idea es, principalmente dotarme de más consistencia como profesional, ofreciendo una imagen simple, basada en la tipografía pero que muestre claramente mis valores y forma de trabajar. Continúo utilizando el gris, el negro y el naranja como colores principales, ya que me permiten flexibilidad a la vez que son amigables al ojo. Las nuevas tarjetas, además, aprovechan para mostrar un poquito de mí con cuatro mantras que para mí me definen como profesional.

En cuanto al blog, creo que permite una lectura cómoda desde cualquier dispositivo, que para mí es algo esencial a día de hoy, pero que a la vez muestra muy bien esta personalidad digital en todas sus versiones. Espero que lo disfrutéis tanto como lo hemos disfrutado nosotros preparándolo.

Los smartwatches de Google

Resulta curioso el revuelo que se ha levantado por unos vídeos y un anuncio: Google lanza un nuevo Android para wereables que permite hacer smartwatches controlados por voz.

No voy a entrar a lo tramposo que me parece presentar un concepto como si fuera un producto, que de eso ya se ha hablado por ahí más que de sobra. Lo importante hoy, lo que quiero comentar, es el revuelo que se ha montado en torno a un concepto que todavía no es producto.

Cuando probé el Pebble (que sigo usando a diario, todo sea dicho), lo primero que pensé es que algo no se sentía correcto del todo. Era un aparato tonto destinado a leer lo que dice otro aparato mientras no tuviera una vía de entrada más potente. Se echaba en falta una entrada de voz. Yo me imaginé una conexión a Siri rollo CarPlay, pero eso ya da más igual.

Google ha dado en el clavo entendiendo la necesidad del mercado. Con un producto parecido a Google Glass técnicamente ha conseguido crear un hype real que es muy fácil que trascienda al mainstream al poco de lanzar el producto al mercado.

Me preguntó cuál va a ser el movimiento que presenté Apple y si será lo que muchos esperamos que sea*.

*Es una pena pero no encuentro el link que quería meter en este párrafo, a ver si lo encuentro durante la mañana y actualizo

iOS: Y ahora qué?

El otro día caí en este artículo de Lukas Mathis (que si no habéis leído, recomiendo) y era muy interesante analizar los motivos de su cambio de un iPad por un Surface 2. Resulta curioso como muchos usuarios están experimentando, cambiando de plataforma, como en la búsqueda de un santo Grial de la productividad que les permita tener todos los pros y ningún contra.

Yo mismo me encuentro en una situación parecida con mi Nexus, donde he tenido que dejar de lado muchas de las cosas que me gustaban de iOS a cambio de ser más productivo a la hora de utilizar el móvil.

Y resulta muy curioso porque esta es una copla que no es la primera vez que escuchamos. En el post se citaba este otro post de Fraser Speirs:

I still think it’s a fair question to ask after the relative functional (if not visual) stasis of iOS 6 and iOS 7: where does iOS go from here?

At the launch of iOS 5, Scott Forstall said that Apple had undertaken an exercise to identify and remove all the missing functionality in iOS that caused people to go back to a computer. The examples he gave were creating new calendars and mailboxes. Perhaps it’s time to do that exercise again.

Hay en el aire un “TOLE TOLE” —que diría @nahumgarcia— desde iOS 5 que ha ido creciendo según la competencia avanzaba en ciertas áreas. Quizás sea todavía solo algo entre usuarios avanzados, algo que no afecta a su core business pero, sin duda es un río que cada vez suena más fuerte.

RE: Regulación del estado y visión del liberalismo tecnológico

9df0f728d7aae22a99cc79979b7d1ab7

Comenta Antonio Ortiz sobre la nueva Ley de Crowdfunding en ‘Regulación del estado y visión del liberalismo tecnológico‘:

Lo que más me interesa de los primeros comentarios que veo desde el mundo de la tecnología es la idea de que la regulación del estado por definición es negativa – frena la innovación, “no saben”, “estropean” – mientras se defiende que la superioridad del enfoque más liberal capitalista de Sillicon Valley en el que lo mejor es dejar hacer a las compañías – grandes o pequeñas – minimizando la intervención.

Y la verdad es que me ha parecido un comentario más que acertado. Esto tiene varias caras desde las que verlo, creo. Y es que si bien es cierto que  tanto en España como en Europa las ideas enteramente liberales no son muy aceptadas, y que el estado social tiende a proteger los derechos y hacer un balance justo en ciertas situaciones, también es cierto que no han sido pocos los ejemplos en que políticos con muy poco conocimiento del medio enfangan más que aclaran (I, II, III, IV).

En mi opinión no se trata de liberalismo, no se trata de dejar al estado fuera, se trata más bien de legítima defensa ante un establishment que juega en contra del sector. Cuando ves cómo desde el otro lado te están ganando por goleada y que desde tu país los poderes públicos te ponen más zancadillas que apoyos, lo normal, lo lógico, es no quererles de por medio. En muchos casos, creo, el clamor popular dentro del sector tecnológico no es que no existan ciertas problemáticas o no haya nada que resolver, sino que se trata de un “así no”.