Tag Archives: Politica

Cómo Rajoy prepara el marco para intervenir en la banca

El otro día os hablaba de cómo los políticos usan el léxico para establecer enfoques favorables o ‘Marcos de Pensamiento‘. Hoy hemos podido ver, de primera mano, un ejemplo muy claro con el gobierno y la intervención con dinero público en la banca.

Si bien el gobierno negó en repetidas ocasiones el uso de dinero público para ayudar a la banca o la creación del llamado “banco malo”, ahora Rajoy empieza a cambiar el marco desde el que su electorado ha de ver el tema.

En una de las pocas entrevistas concedidas por el presidente del gobierno, hoy en Onda Cero, Rajoy ha afirmado que sólo intervendrá con dinero público en la banca “si es necesario”. En esta afirmación, se está dando carta blanca, ya que ni establece los criterios bajo los que será intervenido, ni si ya existe esa necesidad. El constante juego semántico de actual gobierno, junto con su falta de comunicación (no hablemos ya de propaganda), está dando pie a una libre interpretación de sus actos que permiten a su electorado “perdonar” todas esas cosas contrarias a lo que votaron.

Es bastante fácil prever la afirmación que hará el gobierno cuando, como es de esperar, inyecten dinero público para salvar a la banca o nacionalicen sus pérdidas en un “banco malo”. Es bastante fácil prever el ya manido “no era lo que queríamos hacer, pero era necesario sin más datos o explicaciones. Una vez más, me gustaría instar a quien corresponda a pedir los datos por anticipado. El gobierno debe explicar cuáles serán los criterios bajo los que considerará “necesaria” la intervención en la banca.

Los marcos de pensamiento en la época de la incertidumbre

Una de las cosas que más destacan de la situación en la que nos encontramos actualmente es la incertidumbre. Los viejos modelos políticos y económicos parecen haber quedado caducos y las respuestas, sin embargo, fallan por ausencia. Nos encontramos ante un momento de experimentación económica y política donde los manidos términos de izquierda y derecha han dejado de tener sentido y la diferencia entre partidos se rige por un “gobernaban / estaban en la oposición durante la crisis”. Entre tanto, los movimientos artísticos y ciudadanos no pueden más que limitiarse a observar y protestar, tampoco ellos tienen respuestas.

Ese sentir que ahora mismo es casi la única certeza, ese saber popular de que las cosas no están bien y no volverán a estar como estaban, es lo único que nos une y lo que más nos separa. Esto es una ventaja a la hora de comunicar, y eso lo saben bien nuestros políticos. Si bien es fácilmente reconocible la incoherencia en valores del saliente gobierno socialista frente a la actual oposición socialista, también es muy fácilmente reconocible el mismo suceso en el partido del gobierno. Rajoy, por ejemplo, y en un movimiento brillante, ha pasado de ir a hacer “las cosas bien / como dios manda / como hay que hacerlas” a hacer las cosas que le preocupan a “la gente normal”. Este campo semántico, el de “la gente normal” es una forma caída del cielo de que toda crítica sobre cualquier tema pueda ser repudiada fácilmente por el gobierno cambiando el prisma. Por ejemplo, el gobierno no hará recortes en educación o investigación, sino que se centrará en la economía y el empleo, que es lo que preocupa a la gente normal. ¿Qué es lo que la cabeza de quién escucha esto se da a pensar tras escuchar esto? Efectivamente, que con la que está cayendo, preocuparse por otras cosas es olvidarse de sus conciudadanos, es ser poco solidario e incluso egoísta al preferir unos mínimos en la educación de sus hijos, por ejemplo, frente al objetivo nacional del empleo.

Rajoy, de hecho, ha formulado un discurso irrebatible: el de no especificar qué hacer dada la incertidumbre que hay y el de trabajar para “la gente normal”, que hace que las minorías y los valores queden dejados a un lado hasta que pase el temporal. De esta manera ha conseguido una carta blanca a medio plazo para hacer y deshacer a su antojo, para recortar en unas cosas y dejar otras como estaban, manteniendo un status quo caduco y sin poder recibir ningún tipo de crítica.

Es por eso que creo que, ahora más que nunca, es importante fijarse en los pequeños detalles del léxico de nuestros líderes. Porque en época de falta de ideas, las palabras son el verdadero peligro.

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet” (II)

Viendo que los políticos parecen no haber entendido el alcance y la importancia de que la Ley de Economía Sostenible no se aprobara bajo el texto actual. Y visto que no han querido escuchar a las más de 205.000 (y contando) webs que se han adherido al Manifiesto. Republico el mismo para mostrar su vigencia e intentar hacer ver a gobierno u oposición que esto no puede ni debe seguir adelante

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que: Continue reading

Sobre el tema de la libertad en internet, los jueces, los politicos y cómo está todo por hacer

Hoy, durante el viaje a Asturias para la cena de Nochebuena (de hecho escribo esto desde el iPhone), me he enterado de la noticia de los dos periodistas de la edición digital de la Ser que han sido condenados e inhabilitados pese a ser verídica y noticiable la información que publicaron. Lo primero que quiero decir sobre el tema ya lo han dicho, así que no añadiré ruido; pero si que me gustaría hacer una reflexión un poco mas panorámica del porqué de esto y de qué está sucediendo con Sindes, SGAEs, jueces sin formación e incluso personas del sector que no terminan de entender de qué va todo esto -a ver si consigo escribir algo coherente y organizado desde el móvil con el ruido del coche, etc-.

  1. El mercado: Varios sectores se están viendo en crisis desde hace varios años (el cine, las discográficas -que no la música, que en mi opinión está en su mejor momento-, la prensa, la [mala] publicidad…) y que con la crisis económica generalizada no ha hecho más que acelerar el empeoramiento de la situación. Esto, si seguimos las teorías liberales más estrictas, se acabará estabilizando de manera natural dejando un buen rastro de cadáveres por el camino (y claro, eso acojona un poco). Es en este momento en que otros agentes salen a la palestra para evitar el dolor inevitable.
  2. Los grupos de presión: De esto hace tiempo, pero es lo que le da el sentido a todo el conjunto de las cosas que suceden ahora. Cuando las discográficas, que fueron las primeras en verse afectadas (por un tema obvio de ancho de banda y el peso de las canciones frente a las películas), se dieron cuenta de la que se les venía encima si no hacían algo. Fue entonces cuando decidieron aprovechas sus asociaciones profesionales (SGAE, Promusicae, etc) para actuar como lobby sobre los gobiernos y poner puertas a un campo que luego se mostró más mundo que campo. Según las medidas propuestas para preservar un modelo de negocio anticuado e incluso inexistente con los avances tecnológicos y del mercado iban resultando inútiles en los diferentes países donde se aplicaban, los señores de las discográficas se iban poniendo mas nerviosos. Entonces ocurrió algo peor: la tecnología no solo se democratizó, sino que avanzó tanto que empezó a afectar al cine también. Así que más y más asociaciones profesionales se sumaron al lobby para preservar un modelo de negocio caduco en lugar de adaptarlo a las nuevas necesidades del mercado (y sí, estos señores también forman parte de el mercado).
  3. La pantomima de la ‘brecha digital’: Como la tecnología avanzaba rápido y algunas personas no querían aprender o avanzar (aunque finalmente se vieran obligados a ello), los sociólogos, psicólogos y demás analistas se inventaron el desacertado término de la ‘brecha digital’ que se convirtió en la excusa hecha norma. Esto dió pie posteriormente a políticos que legislaban para este nuevo terreno de juego sin conocimiento suficiente sobre ello (y supongo que mal asesorados), a jueces que interpretaban aún peor estas leyes y a argumentos para estos lobbies que aprendieron rápido a manejar la ignorancia a su favor.
  4. Los políticos: El problema, como ya he expuesto ya estaba ahí desde hace mucho, y los políticos se servían de los lobbies para intentar ponerle solución. Criminalización del P2P en los EEUU, criminalización de la compartición “con ánimo de lucro” en España, criminalización de las descargas en Francia… Nada resultó funcionar pese a los intentos hechos por todo el mundo. Y es que, como ya he dicho, el problema no estaba ahí sino en el modelo productivo de una industria anticuada y lenta.
  5. La gente de a pie, tú y yo:
    1. Las descargas: La gente se había encontrado la panacea del mercado: ¡Gratis total y encima sin moverme de casa! Díficil solución tenía el tema con esta competencia desleal… ¿Qué podían hacer esos fabricantes de discos, DVDs, blurays y demás parafernalia para competir con el gratis y en casa con lo pesado de sus costes de fabricación y distribución? Ahí la “Industria” (si se puede llamar industria a ese ente subvencionado y rancio que tenemos aqui) decidió crear la Filmotech, que permitía ver las peliculas sin salir de casa pero pagando, o el portal de la música de Promusicae que era igual pero para música. Se acercaban, sí,pero seguían sin ofrecer algo por lo que mereciera la pena pagar frente a ese gratis total.
    2. La información: Llegó el momento en cualquiera podía publicar fácilmente su opinión en la web y otra vez el Sistema se echó a temblar. Políticos asquedados ridiculizando su propia muerte (no hace falta más que ver el poder del “pásalo” para que el PP perdiera unas elecciones que tenía ‘seguras’), empresas intentando evitar que esta gente hablase de ellas, periodistas mirando de reojo a esos nuevos ‘taraos’ que salían a ala palestra de la información, y leyes que no recogían bien lo que sucedía en este nuevo entorno.
  6. La conclusión de todo esto: Después de este royo macabeo que os he metido, ¿Cuál es la conclusión? Pues bien, mi opinión al respecto es que hay mucha gente que educar, que la industria tiene que evolucionar y que no debemos tener miedo a los cadáveres que deje, que el sistema evoluciona y nuevas vías de empleo irán apareciendo sin que Papá Estado tenga que subvencionarlas. Claro que yo no tengo esa solución universal que será la panacea de la industria, pero si creo que iTunes (sobre todo en EE.UU) y Spotify se están acercando a lo que la gente puede querer. Creo sinceramente que hay mucho que educar y que políticos, Industria y demás personajes rancios venidos del siglo pasado deben aprender y evolucionar si no quieren seguir cavando su propia tumba. Y, sinceramente, creo que “los de arriba” tienen un gran limpieza por hacer, y puede que empezando por ellos mismos.

En defensa de los derechos fundamentales en Internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  • Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  • La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del Ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  • La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  • La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural.Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  • Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  • Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  • Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  • Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red, en España ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  • Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: Devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  • En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno.
Se ha publicado en multitud de sitios web. Si estás de acuerdo y quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.